El sexo del azúcar (Memorias de Santa Ana) – Eduardo Rosenzvaig

$550

El sexo del azúcar (Memorias de Santa Ana)

Eduardo Rosenzvaig

“Solapa” y contratapa son dos formas de un mismo género literario que funciona de manera lateral y episódica. Y si en términos generales pretenden servir de prólogo, sus características más particulares apelan a la brevedad para facilitar que las mediaciones de los libreros resulten eficaces en la orientación de los eventuales lectores. Solapear, como es una práctica ambigua que oscila entre lo institucional, la fugacidad y lo clandestino, apenas si se convierte en el merodeo de un texto. La economía de tiempo, por lo tanto, condiciona que este género resulte inexorablemente “menor” y sea leído en diagonal o al soslayo.

Sin embargo, en el caso concreto de El sexo del azúcar, de Eduardo Rosenzvaig, quizá sirva para algo más: informar muy brevemente que el tema es la crónica de un antiguo ingenio azucarero en Tucumán a través de sus fundadores, sus itinerarios y su apogeo, con sus trampas, y fabulosas amantes, seducción, contradicciones, fiestas, enemigos y alianzas. Con un agregado como escenarios e ironías este relato se equipara a los más fascinantes de Tizón o de Moyano.

 

David Viñas

 

El tiempo empieza en Tucumán. Tiempo dulce para pocos, de azúcar e ingenios, amargo para muchos, de polvo y espanto. David Viñas.  lo llama “crónica de un ingenio” y jugando con las palabras de la definición, de este querido y gran escritor argentino, decimos que es “la crónica del ingenio de la explotación permanente”.

No es sólo la historia de Tucumán, ni de un pueblo o un ingenio, es la historia de nuestro país a través de ellos pero reflejada mediante la cara triste de una luna tucumana que nos mira a todos por igual sintiendo el padecer de las oscuras nubes que vienen a cubrirla para intentar infructuosamente ocultar el rostro de los responsables de tanta ignominia. Pero donde hay noche hay día, y hay escritores como Eduardo Rosenzvaig, que nos deja un legado en forma novelada, con la convicción de la esperanza en la lucha de los que no aceptan el engañoso dulce sabor de la explotación.

 

Marcelo Cafiso.

El sexo del azúcar (Memorias de Santa Ana)

Eduardo Rosenzvaig

“Solapa” y contratapa son dos formas de un mismo género literario que funciona de manera lateral y episódica. Y si en términos generales pretenden servir de prólogo, sus características más particulares apelan a la brevedad para facilitar que las mediaciones de los libreros resulten eficaces en la orientación de los eventuales lectores. Solapear, como es una práctica ambigua que oscila entre lo institucional, la fugacidad y lo clandestino, apenas si se convierte en el merodeo de un texto. La economía de tiempo, por lo tanto, condiciona que este género resulte inexorablemente “menor” y sea leído en diagonal o al soslayo.

Sin embargo, en el caso concreto de El sexo del azúcar, de Eduardo Rosenzvaig, quizá sirva para algo más: informar muy brevemente que el tema es la crónica de un antiguo ingenio azucarero en Tucumán a través de sus fundadores, sus itinerarios y su apogeo, con sus trampas, y fabulosas amantes, seducción, contradicciones, fiestas, enemigos y alianzas. Con un agregado como escenarios e ironías este relato se equipara a los más fascinantes de Tizón o de Moyano.

 

David Viñas

 

El tiempo empieza en Tucumán. Tiempo dulce para pocos, de azúcar e ingenios, amargo para muchos, de polvo y espanto. David Viñas.  lo llama “crónica de un ingenio” y jugando con las palabras de la definición, de este querido y gran escritor argentino, decimos que es “la crónica del ingenio de la explotación permanente”.

No es sólo la historia de Tucumán, ni de un pueblo o un ingenio, es la historia de nuestro país a través de ellos pero reflejada mediante la cara triste de una luna tucumana que nos mira a todos por igual sintiendo el padecer de las oscuras nubes que vienen a cubrirla para intentar infructuosamente ocultar el rostro de los responsables de tanta ignominia. Pero donde hay noche hay día, y hay escritores como Eduardo Rosenzvaig, que nos deja un legado en forma novelada, con la convicción de la esperanza en la lucha de los que no aceptan el engañoso dulce sabor de la explotación.

 

Marcelo Cafiso.

Peso 0.3 kg
Dimensiones 15 × 1.1 × 23 cm
ISBN

978-987-1158-90-4

Páginas

262

Año

2012

Whatsapp chat
Enviar por whatsapp